Aprender un idioma extranjero

Marta 4 diciembre, 2012 0

En la actualidad, el dominio de un idioma supone entre otras cosas, la posibilidad de poder comunicarnos con otras personas que no compartan nuestra lengua materna, la posibilidad de optar a ciertos trabajos o de promocionarnos en el que tenemos, un mayor acceso a la cultura de otros países, etc. Además, podemos necesitar mejorar algún área lingüística en concreto o buscar una metodología diferente para el aprendizaje de idiomas. Para ello, es importante informarnos sobre los diversos procesos de enseñanza – aprendizaje que nos podemos encontrar.

Cuando realizamos un Curso de Ingles o de un idioma como segunda lengua, podemos usar diversos métodos para su aprendizaje. El método de traducción o gramática, es el que comúnmente se ha venido utilizando, consistente en clases magistrales de gramática que los estudiantes memorizan, donde la traducción es el ejercicio fundamental. También se puede usar en la enseñanza el método audiolingual, muy usado durante la segunda guerra mundial, en el que el estudiante debía evitar el uso de la lengua materna y que, consistía básicamente en completar frases en el idioma que se desea aprender.


Otro de los métodos en el que se comenzaron a usar otros recursos como los videos o las imágenes, fue el método audiovisual. Se organizaban las clases en temas: cómo saludar, cómo comer, etc. Se hacía un mayor énfasis en la comunicación y se desarrollaba en menor medida los aspectos gramaticales y de la lengua escrita. Una de las metodologías que más evolucionaron, fue el enfoque comunicativo, con el que el estudiante mezclaba la propia lengua materna con el idioma que se estaba aprendiendo. Todas las técnicas son válidas para que el estudiante vaya desarrollando las diversas habilidades comunicativas.

No hay una metodología o método perfecto para el aprendizaje de una lengua extranjera, sino que hay que seleccionarlos según las características y necesidades del alumnado. Se pueden mezclar varios, o preparar una clase en la que se usen diferentes metodologías. En líneas generales, se recomienda que se evite el uso de la lengua materna y se ajusten las actividades a la edad de los alumnos y sus características.